Consumo y ahorro de energía y agua en el jardín

Consumo y ahorro de energía y agua en el jardín

Por fín podemos despedirnos del invierno y el frío para dar la bienvenida al buen tiempo de la primavera. Es cierto que tener un jardín o una zona exterior supone un gasto extra, pero tiene muchas ventajas que superan a dichos costes.

Si eres de los afortunados que cuenta con un jardín en su vivienda, te vamos a dar una serie de consejos para que puedas ahorrar energía y agua en tu zona exterior.

 

Consejos para ahorrar agua

Si queremos poner a punto nuestro jardín y no tenemos en cuenta ciertos aspectos, las facturas del agua pueden sufrir una gran elevación.

Para evitar disgustos y, además, colaborar con el consumo de agua responsable, te vamos a dar una serie de consejos para reducir el consumo de agua en tu jardín.

  1. Reutilizar el agua

Seguro que no te has dado cuenta, pero se pierde mucha agua esperando a que se caliente o hirviendo verduras o pasta. Este agua la puedes reutilizar para regar las plantas de tu jardín o limpiar los suelos de pizarra.

  1. Aprovechar el agua de lluvia

Es muy fácil dejar unos cubos en el exterior cuando llueva para poder usar ese agua para algo relacionado con tu jardín, como regar las plantas.

  1. Evita el césped

Actualmente cada vez más gente evita la instalación de césped natural en su jardín, debido a todo el riego que necesita y a que en muchas zonas no se da el clima necesario para su cuidado.

Se pueden instalar alternativas mucho mejores y estéticas como el césped artificial o los suelos de pizarra.

  1. Escoge el mejor sistema de riego

Lo más recomendable es elegir un sistema de riego por goteo, aunque es cierto que se trata de un sistema costoso que requiere de grandes inversiones.

Lo mejor es evitar las mangueras (se pierde mucha agua), ajustar los aspersores cada cierto tiempo (se suelen mover) y usar regaderas o cubos de pequeño tamaño.

 

Cómo ahorrar energía en tu jardín

El coste de la energía en nuestro país hace que sea necesario reducir al máximo el consumo de energía en nuestra vivienda.

En relación al jardín, lo más recomendable es dividir la iluminación por zonas, así simplemente encenderemos las luces de las zonas donde estemos, sin malgastar.

Senda de pizarra de superficie serrada con césped.
  1. Tecnología LED

Las bombillas LED consumen casi un 80% menos que las bombillas tradicionales.

Además, tienen una gran resistencia, puesto que soportan la humedad y las temperaturas extremas.

  1. Energía solar

Las luminarias solares son una gran opción puesto que no consumen electricidad de la red.

Además, su instalación es muy sencilla y son autónomas, cargándose durante el día para poder funcionar por la noche.

  1. Sensores

Si automatizamos el encendido y el apagado de la iluminación de tu jardín nos aseguramos que no se malgaste energía, puesto que solo se encenderán cuando el sensor detecte que hay alguien en la zona. Existen diferentes clases de sensores, como los crepusculares, los cuales miden la cantidad de luz, encendiendo solo la luz artificial si es necesario.