home » jardín » La huella de carbono en un jardín

La huella de carbono en un jardín

La huella de carbono en un jardín

¿Cómo está tu jardín? ¿Qué actividades de mantenimiento realiza? Ahora, cuando ya no podamos dejar de lado la crisis ambiental, explore cómo diseñar un jardín sostenible.

Tiene un amplio jardín con vistas al pinar. Hay dos perros y un jardín. Casa tranquila con apariencia ideal. En este caso, la pregunta clave durante la crisis ambiental es: ¿Mi jardín es sostenible? ¿Cómo construir un entorno paisajístico responsable?

Hace apenas unas semanas, el 16 de septiembre, cuando se celebró el Día Internacional para la Protección de la Capa de Ozono, surgieron algunas preguntas cruciales. Esta es una fecha que nos permite profundizar en la protección del medio ambiente, ya que cada vez son más las personas y entidades que apuestan por el diseño interior y exterior marcado por la protección del medio natural, no es una tarea fácil.

Bordillo pizarra serrada (lisa).

Porque sí, la capa de ozono también se puede proteger embelleciendo el medio ambiente. Ese gas frágil puede proteger la vida en la Tierra de los efectos dañinos de los rayos solares y requiere precaución y un alto grado de comprensión de su valor. Especialmente aprovechando el auge de las áreas verdes, estas áreas han ganado más adeptos que nunca después de ser confinadas. Debido a que todos necesitamos descansar, hay una mejor manera de hacerlo en el mundo natural.

Pero lo crea o no, una zona verde también puede dañar el medio ambiente. No por la naturaleza, sino por cómo intervenimos y mantenemos estos jardines. Por tanto, es muy importante que tanto si se quiere mantener la zona del jardín en la bahía como en el jardín público, las medidas deben estar enfocadas a minimizar el uso de agua o electricidad y otros recursos.

El paisajismo responsable implica la gestión eficaz de los materiales disponibles para producir espacios verdes duraderos y sostenibles.

 

Claves para tener un jardín sostenible

En primer lugar, todo aquel que quiera tener un huerto ecológico que vaya mucho más allá de los huertos urbanos de moda debe conocer algunos elementos clave que, una vez puestos en funcionamiento, pueden ayudar a reducir el impacto sobre el medio ambiente.

Lo más importante es adaptarse a las características del terreno y al clima del lugar donde se instala el jardín. Como ya hemos mencionado, no olvide reducir el consumo de agua y el uso de energía. También es necesario evitar generar la menor cantidad de residuos, o reutilizar y reciclar los residuos generados tanto como sea posible.

Otra medida a tener en cuenta es dónde quieres colocar tu jardín. Pero, ¿por qué es importante? La idea es utilizar las plantas y especies nativas del sitio en sí, en lugar de hacer un mal uso de otras tierras que no sean adecuadas para su topografía.

Presta atención al clima en el que te encuentras y al clima en el que se ubicará la zona verde. Por ejemplo, si el suministro de agua es insuficiente, es mejor mantenerlo en el jardín para garantizar que el crecimiento normal de las plantas requiera plantas y verduras con un suministro de agua bajo. ¡Puedes elegir muchos! Estas plantas incluyen laurel, ciprés, olivo, cerio, plantas trepadoras (como rosales o jazmines) y plantas aromáticas.

Cuanto más césped, mayor es el impacto en el medio ambiente. Creo que es interesante reducir el espacio de césped a la hora de planificar jardines ecológicos y sostenibles, como utilizar plantas decorativas de interior, piedra, madera o áridos para decorar o embellecer estas zonas verdes.

¿Pero cómo lo han hecho? El propósito de esta investigación es desarrollar sistemas de control suficientes para crear un espacio de desarrollo sostenible con un certificado oficial de huella de carbono cero, que acredite su compromiso con la protección del medio natural.

Aunque no lo parezca, algunos jardines son más destructivos para el medio ambiente de lo que pensábamos. Por tanto, una de las tareas más importantes es el cálculo de las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por las actividades de mantenimiento del jardín que se han realizado.